3 Razones para ser VEGANO

Para los animales

Prevenir la explotación animal no es la única razón para volverse vegano, pero para muchos sigue siendo el factor clave en su decisión de cambiar la manera de vivir. Tener vínculos emocionales con los animales puede formar parte de esa razón, mientras que muchos creen que todas las criaturas sensibles tienen derecho a la vida y la libertad.

Dejando de lado los detalles, evitar los productos animales es una de las formas más obvias en las que se puede tomar una posición contra la crueldad y la explotación de los animales en todas partes.

Para tu salud

Las dietas veganas bien planificadas siguen pautas de alimentación saludable y contienen todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Tanto la Asociación Británica de Dietética como la Academia Estadounidense de Nutrición y Dietética reconocen que son adecuados para todas las edades y etapas de la vida. Algunas investigaciones han relacionado las dietas veganas con una presión arterial y un colesterol más bajos, y tasas más bajas de enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer.

Recetas veganas

Convertirse en vegano es una gran oportunidad para aprender más sobre nutrición y cocina, y mejorar la dieta. Obtener los nutrientes de los vegetales permite más espacio en la dieta para opciones que promueven la salud como granos integrales, frutas, nueces, semillas y vegetales, que están llenos de fibra, vitaminas y minerales beneficiosos.

Por el medio ambiente

Desde el reciclaje de la basura de nuestra casa hasta el ir en bicicleta al trabajo, todos conocemos formas de vivir una vida más respetuosa con el planeta. Una de las cosas más efectivas que puede hacer una persona para reducir su huella de carbono es evitar todos los productos animales.

¡Esto va mucho más allá del problema de la flatulencia de las vacas!

¿Por qué la carne y los lácteos son tan perjudiciales para el medio ambiente?

La producción de carne y otros productos animales supone una gran carga para el medio ambiente, desde los cultivos y el agua necesaria para alimentar a los animales, hasta el transporte y otros procesos involucrados desde la granja hasta la mesa.

La gran cantidad de alimento de grano necesario para la producción de carne es un factor importante que contribuye a la deforestación, la pérdida de hábitat y la extinción de especies. Solo en Brasil, el equivalente a 5,6 millones de acres de tierra se utiliza para cultivar semillas de soja para los animales en Europa.

Esta tierra contribuye a la desnutrición del mundo en desarrollo al impulsar a las poblaciones empobrecidas a cultivar cultivos comerciales para la alimentación animal, en lugar de alimentos para ellos mismos. Por otro lado, se requieren cantidades considerablemente menores de cultivos y agua para mantener una dieta vegana, por lo que el cambio al veganismo es una de las formas más fáciles, agradables y efectivas de reducir nuestro impacto en el medio ambiente.

La acción alimenticia puede reducir los GEI en un 20%

Para la gente

Al igual que el veganismo es la opción sostenible cuando se trata de cuidar nuestro planeta, la vida basada en plantas también es una forma más sostenible de alimentar a la familia.

Una dieta basada en plantas requiere solo un tercio de la tierra necesaria para mantener una dieta de carne y lácteos. Con el aumento de la inseguridad alimentaria y del agua a nivel mundial debido a una gran cantidad de problemas ambientales y socioeconómicos, nunca ha habido un mejor momento para adoptar una forma de vida más sostenible.

Evitar los productos de origen animal no es solo una de las formas más sencillas en que un individuo puede reducir la presión sobre los alimentos y otros recursos, es la forma más sencilla de tomar una posición contra los sistemas alimentarios ineficientes que afectan de manera desproporcionada a las personas más pobres de todo el mundo.

 Por que vegetariano no es suficiente

El sufrimiento causado por la industria láctea y del huevo es posiblemente menos publicitado que la difícil situación de los animales de granja industrial. La producción de productos lácteos requiere la muerte de innumerables terneros machos que no son de utilidad para el productor lechero, así como la muerte prematura de las vacas sacrificadas cuando disminuye su producción de leche. De manera similar, en la industria del huevo, incluso los huevos “éticos” o “de campo libre” implican la matanza de los pollos machos “innecesarios” cuando apenas tienen un día de vida.

¿Carne ética?

Es tentador querer creer que la carne que comemos es ética, que nuestros ‘animales comestibles’ han vivido una vida plena y feliz y que no han experimentado dolor ni miedo en el matadero. Sin embargo, la triste verdad es que todas las criaturas vivientes (incluso aquellas etiquetadas como ‘de campo libre’ u ‘orgánicas’) temen a la muerte, al igual que nosotros. No importa cómo se les trate cuando estén vivos, todos experimentan el mismo miedo cuando se trata de una matanza.

Las buenas noticias

La buena noticia es que HAY algo que podemos hacer al respecto. Cada vez que compramos o pedimos comida en un restaurante, cada vez que comemos, podemos elegir ayudar a estos animales. Cada vez que hacemos el cambio de un producto animal a uno vegano, estamos defendiendo a los animales de granja en todas partes. Convertirse en vegano es más fácil que nunca con el veganismo cada vez más común a medida que más y más personas de todos los ámbitos de la vida descubren los beneficios de vivir de esta manera.

 Es  hora de preguntarnos: si ahora es posible vivir una vida que involucre comidas y bebidas deliciosas, brinde mejor salud, deje una huella de carbono más pequeña y evite matar a otras criaturas, ¿por qué no lo hacemos nosotros?